MURIÓ EL HOMBRE DE 78 AÑOS QUE HABÍA OCULTADO LOS SÍNTOMAS PARA SUBIRSE A UN VUELO DE AEROLÍNEAS ARGENTINAS

NACIONALES NOVEDADES

Se trata de Carmelo Giglio, quien había viajado junto a su mujer, su cuñada y su concuñado.

#Coronavirus #Pandemia #LaPlata #Berisso #Ensenada #YoMeQuedoEnCas

El hombre de 78 años que había ocultado los síntomas de coronavirus antes de subirse a un avión de Aerolíneas Argentinas, y que puso en riesgo a toda la tripulación, falleció durante la noche del martes.

Se trata de Carmelo Giglio, quien había viajado a Italia junto a su mujer, su cuñada y su concuñado, donde se contagió. Luego desde Madrid fue repatriado junto a otros argentinos que estaban varados en el exterior.

Ya con el avión en el aire comenzó a manifestar tos y dificultades respiratorias. Por lo que tuvo que ser atendido por dos médicos que viajaban en el vuelo 1133 de Aerolíneas Argentinas. Allí le colocaron oxígeno y la medicación necesaria.

Como el estado de salud no mejoraba y la dificultad para respirar se acrecentaba, cerca de las diez de la noche y con el avión sobre el océano, se debatió qué hacer con el pasajero en cuestión. Una reunión de imprevisto entre el comandante, los médicos que lo atendían y la esposa definieron si era necesario hacer un aterrizaje de emergencia en Río de Janeiro, pero al final continuaron hasta Buenos Aires.

Una vez que llegaron a Ezeiza -con todo el protocolo de sanidad activado- lo internaron de urgencia en el hospital Interzonal, a la espera del resultado del test para saber si tenía o no Covid-19. Durante la noche del martes Giglio falleció y horas más tarde se confirmó que estaba infectado con coronavirus.

Fuentes de Aerolíneas Argentinas contaron a Clarín que el pasajero no presentó fiebre al momento de abordar el avión y tampoco contó tener síntomas en su declaración jurada. El hombre de 78 años siempre negó haber tenido alguna dolencia.

Uno de los médicos que lo auxilió, Federico Riorda, habló con este diario y contó cómo tomó la noticia: «Me dolió mucho la muerte del paciente. Estoy muy preocupado. Por suerte no tengo síntomas tanto yo como el resto de la tripulación con la que sigo en contacto», contó.

Luego agregó que deberá estirar algún tiempo más su cuarentena obligatoria: «Me dijeron que debemos quedarnos en casa por lo menos 30 días, es decir que me quedan tres semanas más».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *