UN MENOR MURIÓ BALEADO TRAS ASALTAR A UN POLICÍA FEDERAL EN VILLA DEL PLATA

NOVEDADES POLICIALES TODO ENSENADA

Fue a las 7 de la mañana, en diagonal 74. Dos jóvenes en moto le quitaron la

suya. El cabo hizo tres disparos. Y a los 800 metros, el ladrón que se llevó su

RVM cayó muerto. Tenía 16 años. El efectivo quedó detenido

El caso sucedió instantes antes de las 7 de la mañana, cuando un cabo de la Policía

Federal de 40 años, oriundo de Berazategui, circulaba con su moto por diagonal

74 en dirección a la casa en Villa del Plata en la que el ex líder de la UOCRA

cumple el arresto domiciliario, para presentarse en el servicio de la custodia que le

asignó la justicia, informaron fuentes oficiales.

Las cámaras de ese camino registraron el paso de la RVM negra con vivos rojos en

la que iba el policía. Segundos después, los mismos dispositivos filmaron a una

moto 150 de color blanco, con dos ocupantes. EL que manejaba tenía el casco

colocado; el otro no.

Nadie que haya visto esos movimientos hubiera podido adivinar lo que iba a pasar

minutos después entre las calles 46 y 48 de esa arteria en Punta Lara (a 100

metros de la casa de Medina), donde la 150 se acercó a la RVM del efectivo hasta

cortarle el paso.

En una maniobra tan rápida como audaz, los jóvenes lograron despojar al Federal

de su vehículo y la mochila en la que tenía sus pertenencias, sin saber,

aparentemente, que se trataba de un policía. Es que el cabo, que presta servicios

en la Delegación que esa fuerza tiene en La Plata, no estaba uniformado.

Según figura en el reporte oficial, el agente explicó que se identificó como tal para

darles la voz de alto antes de realizar “tres disparos” decidido a evitar que los

asaltantes huyeran, uno de los cuales “impactó en el abdomen” del que se fue en la

moto robada.

A unos 800 metros de allí, en dirección a La Plata, el conductor cayó inerte, con

un arma en la cintura. Cerca suyo, la RVM del policía quedó tirada, en marcha.

Por eso no resulta raro que un testigo que pasó por ahí poco después haya

confundido la escena con la de un accidente, que fue lo que comunicó al llamar al

911.

Para entonces, desde la Secretaría de Seguridad de Ensenada ya estaban al tanto

del asalto al policía y se disponían a implementar un operativo cerrojo para ubicar

la moto robada, por lo que no tardaron en conectar los datos.

El “accidentado” no se había despistado por una maniobra y aquella RVM negra y

roja no era suya.

Acudieron a la escena policías del Comando y de la comisaría Segunda de

Ensenada que se ocuparon de convocar a una ambulancia del Same, aunque los

médicos sólo pudieron certificar que el joven ya estaba muerto.

PARECIDA UNA BERSA

Funcionarios, peritos, detectives de la DDI Ensenada y el fiscal Juan Menucci se

presentaron en la escena antes de que la morguera trasladara el cuerpo.

Los forenses observaron que el fallecido tenía una herida de bala “con orificio de

entrada por el omoplato izquierdo y salida en el cuello”, mientras que los peritos

balísticos secuestraron dos armas: la Bersa Thunder 9 milímetros del policía, tres

vainas servidas del mismo calibre y una pistola de aire comprimido 4,5 “similar a

la Bersa del efectivo”, dijo un pesquisa.

“Tenía la empuñadura envuelta en cinta negra y lo más probable es que el policía

haya creído que efectivamente era un arma de fuego”, aportó la misma fuente,

aunque hay otros elementos a tener en cuenta, como determinar si disparó

cuando los delincuentes ya estaban en fuga y su propia vida no corría ya ningún

riesgo.

Por lo pronto, Menucci dispuso caratular el caso como “homicidio en ocasión de

robo” (lo que podría variar en las próximas horas) y mantener detenido al efectivo

hasta conocer el resultado de la autopsia que se hará en las próximas horas en la

Asesoría Pericial de Lomas de Zamora, entre otros peritajes. La indagatoria se

haría hoy y el cabo estaría dispuesto a prestar declaración.

En la escena donde fue hallado muerto el menor se presentó un amigo suyo que lo

identificó: vivía en Tolosa, tenía 16 años y, según la Policía, ingresos en comisarías

por delitos contra la propiedad.

Por estas horas tratan de identificar a quien lo acompañaba en el hecho, un joven

que, en apariencia, tiene una edad parecida a la del fallecido. Fue quien escapó en

la misma moto en la que llegaron.

“Hay algunas pistas que estamos investigando”, se limitaron a decir las fuentes

consultadas.

Con este caso ya son 55 los homicidios dolosos ocurridos en la Región en lo que va

del año, un número absolutamente récord.

Fuente: eldia.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *