FABRICARON LAS PRIMERAS VACUNAS SPUTNIK V EN LA ARGENTINA Y LAS ENVIARON A RUSIA PARA SU EVALUACIÓN

NACIONALES NOVEDADES

Fueron realizadas por el laboratorio Richmond SACIF. La producción local podría comenzar en junio, si superan las pruebas de calidad en el Instituto Gamaleya.

El Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF, el fondo soberano de inversión de Rusia) y la compañía farmacéutica Laboratorios Richmond SACIF anunciaron este martes la producción del primer lote de la vacuna rusa Sputnik V contra el coronavirus en la Argentina.

Estos primeros lotes -que rondarían las 21.000 dosis- se enviaron a Rusia para que el Instituto Gamaleya realice los test de calidad correspondientes, que en caso de ser superados permitirán su producción masiva en la Argentina, que podría comenzar en junio próximo.

“La Argentina se ha convertido en el primer país de América Latina en iniciar la producción de Sputnik V. RDIF y sus socios facilitaron la transferencia de tecnología a Laboratorios Richmond. El primer lote se enviará al Centro Gamaleya para el control de calidad. La producción a gran escala de la vacuna debe comenzar en junio”, asegura el comunicado oficial del Instituto.

“Las vacunas Sputnik V producidas en la Argentina podrían exportarse a países de América Central y América Latina en una etapa posterior”, agrega el comunicado.

“Laboratories Richmond se enorgullece de contar con el apoyo del Fondo Ruso de Inversión Directa que se basó en nuestra plataforma científica y técnica para producir la vacuna Sputnik V en Argentina. Celebramos este reconocimiento que premiaremos con trabajo, compromiso y profesionalismo, para facilitar la disponibilidad de la vacuna en el menor tiempo posible para Argentina y toda la región latinoamericana “, expresó Marcelo Figueiras, presidente de Richmond Laboratories.

La producción de la Sputnik V en la Argentina es parte de un convenio firmado el 25 de febrero pasado entre el Fondo Ruso de Investigación y el laboratorio, que podría representar un giro en la lucha contra la pandemia, no solo para la Argentina, sino para la región.

En febrero pasado, se anunció que la producción de las dosis comenzaría recién en un año, pero el intercambio tecnológico entre argentinos y rusos se aceleró y la producción masiva podría comenzar antes de lo previsto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *