SUFRIÓ UN GRAVE ACCIDENTE Y EN EL HOSPITAL LA MANDARON A LA CASA

NOVEDADES POLICIALES

Dos jóvenes sufrieron un fuerte accidente cuando se encontraban a bordo de su motocicleta y fueron embestidas por una camioneta en la zona de 122 y 69.

Durante la tarde del lunes, dos jóvenes sufrieron un fuerte accidente cuando se encontraban a bordo de su motocicleta y fueron embestidas por una camioneta en la zona de 122 y 69. Al momento, las causas del siniestro se investigan, pero lo grave de la situación vendría después.

Es que, según denunciaron sus familiares, cuando la damnificada fue trasladada hasta el hospital San Martín, no pudo ser atendida por los médicos a causa de la emergencia sanitaria por el coronavirus.

Según trascendió, no pudo ser recibida por falta de camas y, después de que estuvo varios minutos esperando en un pasillo, finalmente le dijeron que vaya a su casa. Cabe mencionar que la joven resultó con múltiples traumatismos y fracturas.

Siempre bajo los dichos de la familia, los propios médicos le dijeron que no contaban con los elementos suficientes para atenderla, por lo que tenía que irse a su hogar. “Si viene mi esposa la tengo que poner en el pasillo, no tengo camas, no tengo respiradores. Vaya y quéjese así nos dan elementos para trabajar”, le habría dicho uno de los médicos.

Lo cierto es que por estas horas la madre de la damnificada está intentado que su hija sea recibida en el hospital Larraín de Berisso, en donde sí pudo ser atendida la otra joven que estaba en el rodado y también resultó herida.

Por su parte, otro fuerte accidente tuvo lugar a pocas calles de allí, más precisamente en 3 y 69. En ese lugar y por razones que todavía intentan establecerse, un Fiat Siena atropelló a un motociclista. Según testigos, el conductor del rodado menor voló varios metros e impactó fuertemente contra el asfalto.

De inmediato se solicitó una ambulancia y el hombre fue asistido por los profesionales de la salud, siendo derivado a un sanatorio asistencial con heridas de distinta consideración, aunque al cierre de esta edición su vida no correría peligro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *