MÁXIMO KIRCHNER PERMANECE INTERNADO DESDE AYER EN UN HOSPITAL DE LA PLATA

NACIONALES NOVEDADES

El diputado nacional y Jefe del Bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner, fue internado este sábado en el Hospital Italiano de La Plata, donde se le practicaron estudios por un posible cólico renal, informaron desde la dirección del nosocomio platense.  En el parte médico emitido ayer con la firma del director del centro médico de 51 entre 29 y 30, el Dr. Roberto Martínez, se indicó que «hemos asistido al paciente Máximo Kirchner, quien es derivado y acompañado por su médico de cabecera, por cuadro agudo  que se interpreta como cólico renal».  De acuerdo con el documento se diagnosticó «mediante estudio de imágenes perinefritis incipiente y litiasis de 3 milímetros intravesical».  En este marco, se indicó que «se realizan estudios de laboratorio y bacteriológicos, habiendo comenzado tratamiento con antibióticos».  En cuanto a la salud del diputado nacional se informó que goza de «buen estado general» y «buena evolución clínica».  Al respecto, el médico asesor del Gobierno bonaerense, Jorge Rachid, explicó que se trata de «una piedra o piedrita, depósitos cálcicos que generalmente se depositan en el tracto urinario», una patología «muy dolorosa», que requiere internación pero no reviste ningún tipo de gravedad.  En declaraciones radiales, el profesional afirmó que el cólico renal «es uno de los peores dolores en clínica medica», pero insistió que se resuelve clínicamente o de manera quirúrgica.  «Es un diagnóstico benigno» y no reviste ningún tipo de gravedad, solamente necesita asistencia médica, internación e hidratación, continuó Rachid.   Asimismo, consideró que «con la vida de estrés» producida por «esta guerra pandémica, que no quepa la menor duda que cada organismo reacciona de acuerdo a su ADN  Máximo Kirchner había sido internado en 2012, por entonces con 35 años, en el Hospital Austral de Pilar por un cuadro de artitritis. Debido a la afección, el hijo del matrimonio Kirchner debió viajas desde Río Gallegos a Buenos Aires y tuvo que someterse a una intevención quirúrgica.  En tanto que en 2015 fue operado en el sanatorio Otamendi, situado en el barrio porteño de Recoleta, a causa de un cuadro de absceso hepático de origen diverticular. En esa ocasión tuvo que someterse a un «drenaje percutáneo».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *